23 de octubre de 2014

¿Lado positivo o negativo?

Resulta que ayer me quedé dormida más de lo que debiera. Perdí tiempo por la mañana porque tenía que ir al médico. Luego tuve que hacer la compra que había pospuesto el Sábado, y reclamaba mi humilde nevera.


Por la tarde, ya nerviosa de ver perdida la mañana, fui muy lenta repasando conceptos que de pronto parecían olvidados. Llego la hora de merendar y me llamo una amiga que no veía ni hablaba con ella hacía más de un año. ¿Y cómo iba a decirle eso de perdona... me llamas luego? ¡Me pudieron las ganas! Total, llegó la hora de cenar y de repente me dí cuenta que este era el concepto de día poco productivo. Horror! Agobio! Lo que viene siendo un... ohhh Dios míooooooo en toda regla



Resulta que ayer después de años sin programar cada despertar de mi vida, olvidé poner el despertador y me quedé dormida.


Realmente estaba agotada por las semanas que llevaba de no parar y quizá de agobio. Así que dormí una hora y media extra un día entre semana cualquiera ;). Después tenía médico, aproveché para disfrutar del paseo al centro de salud. ¿Cuánto hacía que no paseaba a las 12 am? Y oiga, ¡qué bonita está Madrid! Hace tan buen tiempo pero a la vez se ven hojas caídas. Los árboles tienen cara otoñal pero aún brilla el sol como de primavera. Me reí de los 25 grados, y la gente con botas y abrigo. Y es que en Madrid una nunca va mal. Aquí pasa el Pilar y llueve o haga un sol a rabiar la gente hace el cambio de armario y enciende casi la calefacción. Y yo me vi reflejada en mis años de estudiante cuando hacía esto sólo por el ansia de cambiar de ropa y estrenar las cosas nuevas. Ayer me reía de ello recordándolo. Hacía tanto que no me paraba a pensar en aquella chica universitaria... ¡qué tiempos! Tampoco sé hace cuento no iba a una revisión al médico por falta de tiempo, y de vez en cuando deberíamos cuidarnos más. Darnos el capricho de parar el tiempo y revisarnos.

Aprovechando que volvía me paré en el supermercado y me di unos pocos caprichos gastronómicos, que para la gente que tiene problemas de alergias, creedme es un privilegio encontrar algo en el pasillo de "la gente rara" apto para ti. Equivale a los langostinos de Navidad de cualquier persona, y en mi caso encontré salchichón para mi y galletas. No pude ir a casa más feliz. Disfrute de la tapita de embutido como si no hubiera un mañana.



Por la tarde realmente fui despacio con la contabilidad. El caso es que había cosas que no repasaba desde hacía casi un año, y claro, los conceptos se olvidan que en esta vida por mucha cabeza de opositora todo es efímero. Incluyo las normas del ICAC ;)
A media tarde, resulta que me llamo una amiga de tooda la vida, de esas que cada vez tengo menos tiempo a ver (por supuesto, y más viviendo en otra CCAA). Y recordar viejos tiempos con ella fue épico. Risas, anécdotas, muchos "¿en serio?"... Y reanudé el tema con alegría.
Ya de noche, me senté y chequeé lo que había hecho durante el día, quizá fue la mitad o quizá un poco menos de lo que debiera, pero de pronto pensé que necesitaba un día así, y lo bien que sentaba sentirte "medio normal" a veces. Seas o no opositor ;) Y es que.. la vida son momentos, ¿sabes?




17 de octubre de 2014

Feliz 2º cumple opositora

Dos añitos desde que embarqué en esta locura con billete de ida y fecha de fin desconocida.



Creo que el primer año es un poco locura, sobretodo los primeros meses que son como un intento de adaptación continua a algo que cada vez que sales del preparador te planteas dejar, o incluso cada vez que cruzas la puerta de entrada a la academia. Pero ahí sigues, semana a semana acudiendo puntual a tu cita con el prepa. Pasan los meses, pasa el primer año, y llega el segundo...



Si me permitís analizar estos 24 meses como opositora diré en primer lugar: ¡guaaauuu! No sé si por lo duro del camino, porque a veces me vi incapaz de continuar y por el contrario lo hice, no sé si por lo que queda, o por las experiencias adquiridas... el caso es que no sé por qué pero guaaaauuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.

Y es que nadie me dijo lo difícil que iba a ser, ni lo que costaría decir NO a mil planes, ni aquella mañana que no te centras, ni cómo sería ese sentimiento de culpabilidad cuando el día no cunde lo que debiera... 
Pero tampoco me hablaron de lo que iba a crecer como persona, ni de toda la gente que iba a encontrar por el camino (especialmente a mis opositoras locas de wasap que escriben 1000 mensajes al día y que me levantan con fotos dejémoslo en "motivadoras" ;)), ni de lo que aprendes de ti misma...
Simplemente un día de Verano me apunté al curso de Inspección y todo cambio. 



Anna me dijo justo ayer, y es totalmente cierto, que el opositor debe ponerse una fina pero contundente capa de aceite y ¡que todo se la resbale! Y prometo aplicarlo cada día un poquito mejor. Porque este camino no es fácil y el hecho de aislarte cuesta. Cuesta porque en primer lugar, el resto del mundo no se aísla, obviamente continua con su vida. Sin embargo para ti los días tienen horario y rutina. Y eso último es lo más importante junto a la constancia. Tu jornada laboral es de 8-10 horas estudiando y punto. Las poquitas restantes exprímelas, al menos de cuando en cuando, para que al día siguiente te levantes con la mayor de las sonrisas y comiéndote los temas. Eso es básico, debes saber que el ocio también es ocio. No se estudia, no se piensa, sólo se disfruta. Y aplícate esto opositor@ porque llegados los meses previos a convocatoria has de saber mantener la calma. 

Y es que la oposición también es una lucha continua con tu cabeza. Los pensamientos positivos frente a los negativos. Es fundamental tener la cabeza fría y pensar que puedes lograrlo. Que no sabes en que momento pero aprobarás. Y entonces si que me voy a reír de todos estos años.


También tengo que dar las gracias a mi familia porque cierto es que mi humor a veces se torna de pronto jajaja, o que les pego un revés porque tuve un día regular de estudio, o mil cosas que ellos no comparten directamente pero si indirectamente, y me entienden. Más o menos lo hacen =) con sus mensajes de buenos días y buenas noches, un regalito inesperado de ánimo, una visita sorpresa, un tupper de comida casera, unas magdalenas sin leche... Gracias y más gracias por acompañarme sin ni siquiera haberlo elegido. Porque para ti es duro pero para ellos también, no lo olvides. Como me dijo una profesora: "toda tu familia oposita contigo".
Ah! Y no puedo dejar de incluir a los protas de esta historia junto a mi:




Y por último, a ti, un millón de gracias por acompañarme en esta locura =)













3 de octubre de 2014

El opositor Casper

Hace meses una amiga me explicó el concepto terrorismo en la oposición, totalmente desconocido para mi, y que realmente existe. Y digo existe porque desgraciadamente lo he visto.

Define la RAE el término "terrorismo" como la dominación por el terror. Traslademos esto a la oposición, y obtendremos una ecuación formada por una persona que se dedica a sembrar pánico sobre los demás compañeros, alardeando de las múltiples horas que dedica al estudio diario, el número de vueltas que lleva, lo bien que canta siempre al preparador, etc, etc, etc. Basta.

Nadie dijo que el camino fuera fácil pero si encima lo alimentamos con carroña, apaga y vámonos. Somos COMPAÑEROS, y estamos todos en un saco enorme metidos intentado buscar la forma de salir. Que normalmente nos buscamos la salida solitos, de acuerdo pero ello no quita que somos personas que buscamos dedicarnos en un futuro próximo a lo mismo. Gente que va a acabar trabajando codo con codo.
Es genial que hagas bien las cosas, y seguro que a veces (sobretodo cuando te pregunten) gusta escucharte pero por favor, omite las veces que hablas por hablar, las que presumes de cosas que ni siquiera realizas tal cual. No pretendas "cargarte" así al de al lado, porque muchas veces solo haces daño, y realmente es lo que (sin querer o) queriendo, buscabas.

Esto no significa que la gente no tenga derecho a expresarse libremente. Cada uno puede hablar de lo que quiera, pero es un poco alarmante escuchar determinadas cosas sobretodo cuando te dedicas a lo mismo, y sabes hasta dónde se puede llegar y en qué punto estás metiendo la idiotez. 
Ojo, admirable aquel que si que hace estas cosas pero créeme que será siempre el que jamás alardea de nada y los que menos también.



Como digo el derecho a la libertad de expresión lo consagra la Constitución en su art. 20 que dice así:

1. Se reconocen y protegen los derechos:
a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
c) A la libertad de cátedra.
d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

Por tanto todos, y repito todos, podemos difundir nuestros pensamientos e ideas libremente, así como nuestra palabra, pero esta en cada uno de nosotros encontrar el límite. No vayas diciendo que llevas 18 temas a la semana en primera vuelta y luego no quieras que te critiquen. Que la libertad de expresión existe para ti y para el de al lado que te escucha, de modo que si no quieres que nadie juzgue lo que dices, lo mejor es que no lo hagas público. No he dicho burla sino crítica. Que una crítica bien hecha con toda la educación del mundo te puede enseñar más que los 18 temas que llevas a la semana.

A veces pienso que este tema es algo relacionado con el ego de la gente, con la necesidad de ser el centro de atención que pueden padecer. Es ganas que se hable de ti, unos porque te admirarán y otros te criticarán. El equilibrio lo tiene aquel que no dice nada, el que hace del silencio su ley porque cuando apruebe, esto hará todo el ruido.



1 de octubre de 2014

Mi canción

Hay una canción que para mi es la oposición. Seguro que la conocéis de sobra, de Manuel Carrasco. Cuando me agobio, o simplemente quiero recordarme cómo empecé me paro y la escucho. Además es mi melodía del móvil desde hace meses. Dice todo aquello que a veces siento, ese aliento que puedes necesitar al final de una tarde un Domingo.



"La vida tiene tu nombre. Mujer de las mil batallas"

Mujer de las mil batallas. Así me siento muchas veces. La oposición en sí es una batalla, una muy grande. Y nosotros tenemos una cada día que nos levantamos haciendo un esfuerzo sobrehumano por colocarnos delante de los temas para centrarnos y cantar. 

Y la principal batalla, que nadie se engañe, la tenemos con nosotros mismos. Somos muchos los aspirantes pero no competimos contra nadie. Compites contra ti mismo. Por aguantar el tiempo que necesitas, por soportar la rutina, por no rendirte pase lo que pase, por caer y levantarte... Tu eres el mayor contrincante que tienes en esta lucha. No lo olvides.

"Un pasito más que si se puede, uno y otro mas..."

Todos alguna vez hemos dicho "no puedo más". Pero cuando escucho esta parte de la canción, es como sentir ese empujón que necesitas. Ese suma y sigue, pasito a pasito pero uno y otro más, que si que se puede.

Los pasos no tienen que tener la misma medida ni intensidad. Hay gente que pisa calzando un 35 y personas que pisan calzando un 44, ¿y qué? Lo importante es a nuestro ritmo seguir caminando, sumar zancadas porque vamos haciendo camino.

Como dijo Machado, "caminante, no hay camino, se hace camino al andar" ;)

"Y no te sientas sola, contigo estoy"

A veces nos podemos sentir solos, incomprendidos. Todo el mundo gira muy deprisa, o simplemente es que gira y tu sin embargo te has parado. Eso es opositar. En parte es soledad. Pero también alegría.
Es esfuerzo, es saber con quién has de juntarte y recibir ese empujón que te haga aguantar al día siguiente los temas, o la semana. Es quedar a tomar una cervecita un Lunes porque te lo mereces ya que hiciste un día increíble. Es rodearte de gente que te comprenda. Olvidar lo que "te pierdes" y centrarte en tu meta. Y por supuesto, saber que no estas sola.

" Todas las luces del mundo iluminan tu vereda"

Todas y más. Porque hay tienes a tu madre cada mañana con su wasap de ánimo, o a tu novi@ dándote esa enhorabuena por conseguir tu tema bien hecho. O a tus amigos que a veces te preguntan por tu estado de ánimo o a tu familia. Todos te alumbran aunque a veces estemos cansados y enfadados con el mundo y no los veamos. Incluido tu fiel preparador. ;)

"Pero si la noche es larga, y sientes que estas perdida..."

Aún así prepárate porque te metiste en algo muy duro y vas a sentir que no sale nada como quieres, que el tema 11 es horrible, que no te salen las p... fusiones en contabilidad o que odias la NRV9ª del PGC... Tienes que saberlo. Nada en la vida viene fácil, al menos nada de lo que merezca la pena. 

Así que deja de malgastar mas tiempo pensando lo duro que es, lo sola que te sientes, y coge el toro por lo cuernos que la oposición se aprueba estudiando. 

"Y sigues tan bonita más que ayer, no se despeina el alma"

Que no se te olvide. Eres la leche. Tú sí que vales. Que no te has conformado con el camino fácil. Vamos, el que oposita y el que no lo hace pero lucha por lo que quiere. Todos. Y aunque nos pasemos los días en pijama en casa con el famoso moño opositoril y las pintas (http://lasemanaalreves.blogspot.com.es/2014/02/tus-pintas.html) tu eres guapa. Por fuera y por dentro. Y eso jamás lo olvides. Y si un día estas de bajón coges como hacen Carmen o María, un redlips y te vas con tus morros a la calle. ¡Y tan guapa señores!

"Confia. eres única"

Confia en ti. Hasta el final. :)




30 de septiembre de 2014

Nosotros cargamos nuestra "mochila"

Voy andando por un sendero.

Dejo que mis pies me lleven.
Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.

Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa. 

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo
Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que están allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.
Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.  

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.  
Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?   

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?

Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.

-Jorge Bucay-

22 de septiembre de 2014

El tiempo. Todo. Locura

¡Y que razón hay en esas tres palabras unidas!

Un buen día te levantas, te miras y sientes que has cambiado. Que todo es diferente. La gente que te rodea, tu barrio, la oposición... Entonces comprendes que cada vez estás más dentro y quizá ni has sido consciente del momento en que se ha producido el cambio. Sólo sabes que ha sido así. Punto.

En cualquier caso, me alegro muy mucho.  Al final, hay que darle tiempo al tiempo.
Las cosas cuando las miras con distancia cuestan menos. Todo esfuerzo tiene su recompensa como decía mi madre. Y al final he comprendido que mi vida es rutina. ¡Y bendita rutina!


24 de junio de 2014

Llega, llega... Verano

Aparece el buen tiempo, ¡qué pereza estudiar en los meses estivales! Pero, ¿qué le vamos a hacer, verdad? Hincar aún más y mejor el codo, y rezar que sigan las tormentas de este mes ;)

Y es que llega a fastidiar muy mucho el buen tiempo al opositor. Es cuestión de "como yo no puedo ir a la playa/piscina, como yo no puedo tomar el sol hoy, como yo no puedo salir de cervecitas un miércoles...." pues me molesta que lo hagan los demás. Ciertamente nos volvemos egoístas, muy egoístas. Te das cuenta que te pone de mal humor todo lo que sea que los demás se diviertan y tu no puedas hacerlo. Pero ¡vamos a pensar con la cabeza! ¿Y cuando yo tenga mi plaza con mi horario perfecto y mi mes de vacaciones qué? Ya disfrutaremos de sol, playa, salidas nocturnas...



Vale que el calor no ayuda. De hecho yo adoro el verano, y desde que oposito (este es mi segundo verano) lo detesto (excepto mis días libres, obvio). Al opositor le molesta desde que sube la ventana y a las 8 am entra el sol con ese énfasis que sólo se da en verano. A las 12 am o pones el aire acondicionado o te cueces a fuego lento. Y ya la morriña de ponerte a las 16 hras... es que te supera. Lo bueno es que los días son más largos, y puedes salir a las 21 hras a moverte un poco, y notas que es el momento que "empieza a correr el aire". Corres o andas un ratito, si has cantado ese día pues te tomas una cañita.. y así pasa la semana. Y los meses de verano ;) Porque no sé a vosotros pero a mi las semanas me vuelan literalmente. De pronto parece que canto muy seguido, y de hecho tengo la sensación que hay más de un Jueves a la semana o con una diferencia menor de 7 días. Así que con un poco de suerte estos dos mesecillos "malos" (opositorilmente hablando) van a pasar pronto. 

Y es mucho mejor si tenemos una actitud positiva. Con esto quiero decir que no nos pasemos el día quejándonos. Calor tenemos todos y ganas de playa en vez de biblioteca también. Yo lo tengo comprobado, al final todo es la forma con la que te enfrentas a los días. Si te levantas diciendo "que calor, odio las fotos de la gente en verano en todas las redes sociales, etc" te vas a hundir en la miseria. Pero si te levantas y te centras en ti, en tu semana y te aíslas y no piensas lo que hace el vecino... mucho mejor. ¡Probad!

Ánimo y vamos a por los temas, que es verano, pero la cuenta atrás sigue y los meses cuentan.



2 de junio de 2014

No te rindas

Hoy quiero dedicar este poema a todos mis compañeros, tanto de Técnicos como Inspección, que no han obtenido los resultados que deseaban, y especialmente a ti porque lo vas a conseguir...



No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti

25 de mayo de 2014

Lo que el fútbol a la oposición...gracias D. Diego Pablo

Anoche vivimos un partido ansiado para casi todo España, una final de Champions de dos equipos españoles. Y yo, además de fútbol, aprendí algo de un equipo y de un hombre.



Me di cuenta de como un entrenador que se deja el alma en un equipo, consigue que este llegue a lo más alto. Que un jugador motivado, es capaz de conseguir mucho más, y hablo de coraje y cosas que los millones no compran. Don Diego, pese a perder la Champions en el descuento de la segunda parte, jamás se rindió y desde el banquillo sólo decía a los jugadores mediante gestos: "cabeza alta". Y se quedaron a las puertas de la victoria. Aún así reconocieron sus fallos. Y estas fueron sus palabras: 

"no responsabilices de tus fracasos, jamás, a otro antes que a ti mismo. Ni siquiera aunque tengas pretextos. No cargues contra los árbitros, aunque te parecieran adversos; no despotriques contra el rival, aunque la fortuna haya estado de su parte; no mires al cielo para quejarte de que en el momento decisivo no decidiera inclinar la balanza de tu lado sino del contrario. Siempre pudiste hacer más, hacerlo mejor. Hazte dueño de tus derrotas, porque ellas, algún día, servirán para hacerte dueño de tus triunfos; si es que está en tu mano, tu condición y finalmente tu suerte llegar a alcanzarlos."

Tuvieron todo durante 93 minutos y lo perdieron. No pudieron dar más, y aún así su entrenador gritaba orgulloso animando como el que más. Que te venzan pero nunca te rindan.

Y yo, anoche, pensaba y comparaba inevitablemente con la oposición. Me gusta la teoría del Cholo de "pasito a pasito", en mi caso "temita a temita". Porque quizás a veces no seamos los mejores académicamente, pero con trabajo duro y esfuerzo se puede llegar. Que nadie te hunda, aprende a asumir tus fallos y ser modesto. Celebra tus victorias pero "aterriza pronto" y sigue trabajando duro, porque estoy convencida, que igual que el Atlético volverá a jugar una Champions, que nosotros aprobaremos la oposición.


4 de mayo de 2014

Si te sirve de algo, nunca es demasiado tarde para ser quien quieres ser. No hay límite en el tiempo. Empieza cuando quieras. Puedes cambiar o no hacerlo. No hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa. Espero que tú saques la positiva. Espero que veas cosas que te sorprendan. Espero que sientas cosas que nunca hayas sentido. Espero que conozcas a personas con otro punto de vista. Espero que vivas una vida de la que te sientas orgulloso. Y si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.

El curioso caso de Benjamin Button


2 de mayo de 2014

Es mi madre...

Hoy va por ella. Porque sí, porque me apetece y punto. Porque es una de las personas que más he tenido que sacrificar por la oposición y este Domingo es su día, y ni siquiera puedo ir a compartir una comida con ella.

Ella es la voz que me llama de noche y me dice, "¿has comido?" "Aliméntate bien". O trata de animarme algún día chungo. O me llama y me dice lo feliz que me oye a veces, o simplemente me escribe cada mañana ese buenos días que recibo recién sentada en la mesa.

Viene a verme, cansada o no, cada par de meses máximo porque vivimos a casi 500 kms. Para ella soy la niña que nunca creció. Sufre si me ve sufriendo. Oposita conmigo desde lejos, me da valor. Me levanta cuando me caigo. Nada se compara con esa mujer.
Me manda tuppers de crema de espinacas y pisto. Hace por querer al perro. Me regala plantas para que ponga bonita la casa y me envía magdalenas de mi sitio favorito. A veces le da "su pronto", pero es que es mi madre y me parió sin miedo. Me aceptó sin conocerme y solo verme me adoró. Eso es mucho más que todo. Eso es amor, como dice la canción. 

Gracias mamá por haber estado ahí siempre que te he necesitado.
Gracias por haberme educado y haberme inculcado los valores que hoy tengo.
Gracias por estar siempre cerca, por que sé que en cualquier momento te puedo llamar y vas a estar ahí. Gracias por no sólo hacernos sentir que somos lo más importante para ti sino además habérnoslo demostrado.
Gracias por haber estado conmigo a medida que he ido creciendo, entendiendo cada una de las etapas por las que he ido pasando.

Dicen que nos parecemos, y para mi no hay mayor orgullo que ese. Porque si de verdad hay una persona buena en el mundo, que da y da sin esperar recibir nada a cambio, esa es mi madre. 

Así que desde aquí le quiero decir GRACIAS. Gracias mamá por entenderlo. Gracias por este sacrificio mutuo, que te prometo compensaremos algún día y feliz día de la madre en la distancia =)



Refiere una antigua leyenda que un niño a punto de nacer, empezó a hacerse muchas preguntas 

Creo que mañana llegare a la Tierra ¿Como viviré allá tan pequeño y tan débil como soy? 

Una voz muy dulce le contesto: "entre muchas estrellas ha una especial que te espera llena de amor" El niño quedo un poco sorprendido, pero decido seguir 

"Pero... ahora no hago mas que cantar y sonreír y eso me basta para ser feliz" 

"Tu estrella cantara y sonreirá siempre para ti" 

"y...¿Como entenderé cuando me hablen si no conozco ese extraño idioma que halan los hombres?" 

"Tu estrella te hablará con las palabras mas dulces que escuchen los humanos y te enseñara" 

"También he oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quien me defenderá?" 

"tu estrella te defenderá" 

"pero en la tierra estaré muy solo..." 

"no...tu estrella siempre te acompañará y te llevara siempre dentro de su corazón" La voz empezó a hacerse cada vez mas suave. 

El niño rapidamente dijo.
 

Por favor dime su nombre, dime su nombre! 

Y la voz contesto... "Su nombre no importa, tu podrás decirle MAMÁ" 

10 de abril de 2014

Va por vosotros compañeros, 12 de Abril: test con patatas

Era mucho más sencillo quedarte en casa. Que llegara el día 12 de Abril de 2014 y decidieras que no estabas preparado, que ya la siguiente convocatoria (si eso) sería la tuya "fijo". Era muchísimo más fácil compadecerte de ti mismo o ponerte diez mil excusas. Te puedes lamentar sobre los desgraciaíto que eres o coger el toro por los cuernos.

Y aquí es donde aparezco yo para decirte que ¡olé valiente! Que te mereces un monumento por la cantidad de horas que llevas dedicado a esto. Porque te levantas cada mañana buscando tu propia motivación. Porque has dado todo por hacer tus mejores cantes estos meses, tus mejores resultados en los test en casa y en la academia. Tú, que no has mirado atrás. Tú que llevas rezando por esta convocatoria días. Porque has llorado, has querido tirar la toalla muchas veces, has dicho "no puedo más, san se acabo" y sigues. Sigues al pie del cañón porque es lo que la gente como tú hace. No se rinde, se hace fuerte ante las adversidades. Elegiste el camino menos fácil amigo, pero no imposible. Y te has dejado la piel por demostrarlo el Sábado.




Estoy hablando de Migue P, de mi cuñi, de juredes, de naluxu, de Liana, de Marta, Melissa, Adri, Tin, MariaP, Violet, Laura, Mari carmen, Angela, Sonsoletas, Triana, CrisII, Elena, Adela... y todos los futuros jueces/fiscales que os presentáis el Sábado. 
Hablo de vosotros porque vais a retener esta fecha: 12 de Abril. Esa es la fecha en que vais a empezar a conseguir vuestra plaza. 

Yo os recomendaría tener un viernes de desconexión total, hacer cosas que os gusten y estar con gente que os apetezca, porque el Sábado vais a comer test con patatas. Es más, el Sábado empiezan vuestras ¡vacaciones! Y vais a salir y quemar el país, que digo el país, ¡el mundo! Así que da la talla, y cómetelos. Demuestra quién es aquí el futuro juez/ fiscal. Y sobretodo, piensa que 2014 es tu año y vas a triunfar.

Cree en ti porque aunque hoy digas "no me sé nada", sabes que no es así. Eso se llama pánico pretest. Pero tú sabes eliminarlo del mapa. Piensa los días, meses, años que llevas aquí metido luchando y "sudando" por este sueño. Piensa el apoyo que tienes de la gente que te quiere. Olvídate de todo lo demás, valiente, vas a conseguirlo. Si después de memorizar todos esos plazos, derechos reales, delitos... me vas a decir que no dominas el miedo... psss =p TÚ PUEDES CON ESO Y MÁS, no lo olvides y menos hoy. 

Después de esto poquito más que decir... que la suerte se consigue con esfuerzo y trabajo para conseguir lo que uno quiere, y esto exactamente, es lo que has hecho tú este tiempo. Queda demostrárselo.

MUCHA SUERTE A TODOS. SE PUEDE


pd: Os voy "partiendo las patatas" para que os den más ganas de "freírlas" el Sábado... porque el día que tengamos la plaza... ;)


4 de abril de 2014

Y tú, ¿qué cántaro eres?

Hoy os traigo un pequeño cuento, de esos con moraleja que tanto me gustan, y que creo que tiene relación con nosotros. Porque esta semana vi a una opocompi en una red social que decía algo así como que en su clase había una chica que siempre contestaba bien a los test y no se creía capaz de superarla, sintiéndose inferior. Hoy amiga, te dejo esto porque yo no tengo duda de qué tipo de opositora soy, ¿y tú?. Siempre hay gente muy buena desde el principio y otros que no ven los resultados hasta que pasa cierto tiempo. Pero lo que estos últimos tampoco ven son las flores, o esos pequeños progresos con el paso de los meses ;) Así que ánimo a todos, en especial a esos jueces y fiscales, pensad que para muchos es el último esfuerzo, ¡¡vuestro último test!!


"Hace ya mucho, mucho tiempo, en una pequeña aldea vivía un aguador que se pasaba los días trayendo agua desde un pequeño manantial que estaba en las afueras.
Cada día se levantaba antes que el sol y, tras desayunar, colocaba dos cántaros a ambos lados de una gruesa barra de madera que, a su vez, apoyaba en sus hombros. Y así, con la alegría en el cuerpo y una sonrisa en el alma, comenzaba su camino.
Tardaba más o menos una hora en llegar hasta el manantial. Una vez allí llenaba ambos cántaros y se sentaba unos minutos a descansar. Al poco, volvía a ponerse de pie para iniciar el regreso.
Aunque ambos cántaros eran parecidos, había una diferencia importante entre ambos. Uno de ellos cumplía a la perfección su trabajo, pues mantenía toda su agua intacta durante el trayecto. En cambio el otro, debido a una pequeña herida en uno de sus costados, iba perdiendo agua durante el regreso, tanta que al llegar de nuevo a la aldea sólo mantenía la mitad de su contenido.
Este último cántaro, conforme pasaban los días, se sentía cada vez más triste pues sabía que no estaba cumpliendo su tarea. Y aún así no entendía por qué su dueño no lo arreglaba o, directamente, lo sustituía por otro. “Quizás”, pensaba, “esté esperando el momento en que me rompa totalmente para cambiarme por uno más nuevo”.
Y así pasaban los días, y las semanas, y los meses, y sobre todo los pensamientos… Y tras más de un año, llegó un día en el que el cántaro roto ya no pudo aguantar más y, aprovechando que el aguador lo abrazaba entre sus manos para llenarlo de agua, se dirigió a él:
-Me siento culpable por hacerte perder tiempo y esfuerzo. Te pido que me abandones o me cambies, pues creo que soy incapaz de servirte como debiera -le dijo.
-¿Qué? -le contestó el aguador, extrañado-. No lo entiendo, ¿de qué te avergüenzas?
-Acaso no te has dado cuenta de que estoy roto y voy perdiendo la mitad del agua durante el camino de vuelta.
El aguador, conmovido, mostró una pequeña sonrisa, la abrazó junto a su pecho y le dijo en voz baja:
-No eres mejor ni peor, simplemente eres diferente y justamente por eso te necesito.
El cántaro no entendía nada.
-Mira, vamos a hacer una cosa -le contestó el aguador-. Hoy, durante el trayecto de vuelta quiero que te fijes muy bien a qué lado del camino crecen flores." Eloy Moreno.

21 de marzo de 2014

Todo queda en familia: carta a un opositor

Oír sobre ti me recuerda a la abuela irremediablemente. Que contenta estaría si a día de hoy nos viera...¡Volviendo al tema que atañe! Una opocompi ha publicado esta mañana este escrito en IG, animando al opositor. Yo me he hinchado de orgullo y he dicho: mi familia. Y no se me ha ocurrido (con tu permiso) nada mejor que publicar tu carta al opositor en mi blog y que les llegue a todos. Su autor, una eminencia en el mundo del Derecho, D. José Torné D. J. Fue publicado en un periódico local en el año 2008, y desde aquí te animamos a que nos dediques otra en plena ola de calor y convocatorias incipientes, que escuchar un "a por ello" nunca viene mal. =)


"CREÍAS que nadie se iba a acordar de tí en verano y menos acercarse a tu soledad. Pues no: conozco de tu esfuerzo, de tu sacrificio, de tus renuncias, de tus ilusiones y tus temores. Casi nadie conoce la dificultad del camino que has emprendido. Yo sí. A veces te preguntas cómo es posible que amigos o incluso tu propia familia no te entiendan o no te comprendan. Incluso que no te ayuden, que de todo hay, lo sé. Hoy en día ni la sociedad ni, desgraciadamente, muchas familias amparan y animan a sus miembros que opositan. Si la tuya te responde, no sabes la suerte que tienes. Muchos allegados tuyos creen favorecerte con un 'para qué quieres complicarte la vida'. Otros, claramente más necios, piensan sin pudor que 'estás perdiendo el tiempo', como la letra del bolero. Tú y yo sabemos que no es así. Que se equivocan. 'El que algo quiere, algo le cuesta', dice el refrán popular. La meta -ser funcionario de carrera- bien merece tantos sinsabores, tantos sacrificios. Si estás dispuesto a conseguirlo, lo lograrás. Eso es lo que te llevará al éxito: la fe. Cree en tí y en tu preparador, a quien un día tanto le deberás. Persevera. Piensa que todo trabajo obtiene su recompensa, su fruto. Cuando un opositor es tal, y ha estudiado horas y horas, adquiere tal volumen de conocimientos, rezuma por todos sus poros tal preparación que el Tribunal lo detecta y, en lógica consecuencia, lo premia y selecciona. Por ello, tú debes hacer bien tu trabajo: ni un día sin estudiar -salvo el descanso-, ningún tema en blanco, ningún plan de trabajo incumplido. Que no quede por tí. 

Por otra parte, ante lo árido de la tarea, te consolará asumir que sólo la oposición, cuando se han diseñado unas bases racionales y se nombra un jurado objetivo, es el mejor medio de selección de aspirantes para trabajar en las Administraciones Públicas. Es el procedimiento que mejor garantiza el mérito y la capacidad del candidato. Diríamos que es un mal menor. Tan arraigado está en la sociedad española el arte de opositar que en mi tiempo se decía, con razón y buen humor, que era, tras la de los toros, la segunda fiesta nacional. No te sientas sólo ante la oposición, por tanto. No eres el primero. Ni, probablemente, serás el último. Cuando tú apruebes, observarás que los boletines oficiales continúan convocando pruebas para ingreso en la función pública, y tú ya estarás ingresado, afortunadamente. Todo lo malo se te olvidará, como a mí haber hecho el servicio militar obligatorio. Que te reconforte saber que todos los días están ingresando compañeros de 'fatigas', y que tu nombre lo veremos pronto en la lista de nombramientos. Es lo lógico, si se ponen los medios: trabajo, ilusión y voluntad. La voluntad es lo más importante. Si me preguntaran a quién prefiero para preparar oposiciones, si a un postgraduado de brillante inteligencia o a un joven voluntarioso y constante, está claro que escogería a este último, porque llegará a la meta, y padecerá menos desequilibrios e inestabilidades a lo largo de la preparación. No es la inteligencia sólo la que hace triunfar al opositor. Es más la fuerza de voluntad y la constancia en conseguir lo propuesto. El opositor no nace, se hace. En definitiva, preparar una oposición es un trabajo profesional que depende de tí mismo, y sólo de tí. Tú eres tu propia empresa. Eres autónomo. Si vas bien, todo lo bueno para tí. Si vas mal, todo lo peor recaerá sobre tus intereses. Elige tú, a ver qué te conviene.


POR tanto, preparar oposiciones es una salida digna y muy conveniente para el graduado que no espera heredar una gran fortuna ni lo cifra todo en un incierto porvenir. Te permite conseguir empleo público estable -¿te has percatado? ¿Estable!- en régimen de igualdad con cualquiera, sin acepción de personas, clase ni origen social. Es lo más libre y dignificante que hay. Cualquiera puede llegar a donde quiera sólo con su esfuerzo personal, que no es poco. Pregúntaselo a quien haya triunfado ya: si ahora se cambia por otro y si ha merecido la pena. De ahí la gran responsabilidad de consagrarte en la consecución del éxito, o en hundirte en la miseria de tu fracaso, generalmente por tu única culpa. 


TIENES razón, por otra parte, si piensas que sólo de ti no depende el triunfo. En efecto, la Administración seleccionadora tiene mucho que ver y decir en el proceso selectivo. Por eso le voy a pedir en tu nombre y en el de todos tus colegas que ahora os afanais en tan dura Olimpiada, que os tenga el máximo respeto. La Administración respeta al opositor cuando redacta unas bases racionales, sobre materia apropiada, con tiempos suficientes, con programas ajustados, con jurados imparciales, cuando no demora las convocatorias, cuando informa fehacientemente y huye del secretismo, y cuando, por último, resuelve con claridad y justicia las reclamaciones de los aspirantes. En definitiva, respeta y considera cuando escucha al ciudadano-opositor y le reconoce derechos que, escandalosamente, todavía no constan escritos en ninguna carta administrativa de servicios ni en norma específica. Apenas vagas normas figurantes en las bases, tradicionalmente redactadas consagrando la secular superioridad de la Administración. No es justo. La Administración-empleadora respetaría a la persona que es el opositor, con derechos por tanto, cuando atribuye al órgano convocante o al seleccionador la competencia de atenderle cualificadamente. Hoy, que tantos organismos y órganos especializados se crean (Juzgados, Fiscalías, Agencias, Servicios de Atención, etc.), no resultaría disparatado ni superfluo que la Administración-empleadora dedicara una unidad administrativa a atenderos ante la selva de problemas, ante la desinformación generalizada en el largo y proceloso 'iter' selectivo. No aliento la creación de cargos, pero una oficina o un defensor del opositor hace falta. Prestaría un servicio inestimable a los opositores. O la constitución de un sindicato, si se prefiere, que no es idea descabellada, aunque sí más compleja. Mientras no sea así, paradójica e hirientemente, la Administración de este estado de derecho está ignorando y avasallando a un débil, desprotegido y sufrido colectivo de ciudadanos que se están formando para ser sus futuros servidores. Estoy de acuerdo contigo, pues, en tus legítimas reivindicaciones. Pero tú pon de tu parte. Trabaja. En este sentido, y no es falsa adulación, se me ocurre que al igual que en muchas ciudades existe el 'monumento al soldado desconocido', también debería existir, como homenaje a vuestro tesón, sacrificio y valía, el 'monumento al opositor desconocido', porque dais lo mejor de vosotros mismos: vuestra juventud, vuestros anhelos, vuestros sueños, vuestros sacrificios, no siendo menor la soledad y la incomprensión que os circunda y que, en ésta desangelada sociedad, padecéis, como ya he denunciado. Finalmente, querido amigo, quédate con éste pensamiento de Lerberghe: «Todo trabajo lleva en sí su misteriosa recompensa». Ánimo, adelante y a por ella. Sin embargo, como nos hemos puesto demasiado trascendentes, quisiera dejarte con una sonrisa debida a Noel Clarasó: «Todas las profesiones son envidiables; lo único pesado es ejercerlas». Espero haberte complacido. Hasta pronto."