16 de mayo de 2016

El día del examen que nunca llegó

Buenos días a todos,

Después de muchos meses de inactividad hoy me siento preparada para escribiros un ratito.
Pensaréis que como se acercaba allá por Febrero la fecha del primer ejercicio que estoy súper metida en la oposición, que he ido pasando ejercicios y que estoy a tope con ello. 
Nada más lejos de mi realidad.



Fue la tercera semana de Enero cuando empezó esto. Desde entonces estoy "de baja opositoril". De muchas idas y venidas al hospital, de conocerme bien a los celadores del servicio de urgencias, de pasar muchas horas al día descansando, de tratamiento...  Pero tengo días que me encuentro mejor y me animo, y a veces hago algún ejercicio de contabilidad o salgo a pasear. Por eso de conectar un poco con mi otro yo =p



Pero hoy no vamos a hablar de esto. Quiero hablar de lo que para mi supuso 3 años de preparación y que llegado aquel 13 de febrero, yo no pudiera acudir al IEF a examinarme. 
No voy a mentir a nadie. Aquella semana parecía que se acababa el mundo, que todo para lo que había luchado estos años desaparecía. Que no había más allá del 13F. Mentira y gorda. Pero esto no lo he comprendido hasta meses después claro.



Todo en esta vida tiene su proceso. Incluso asimilar un cambio, y más cuando éste es impuesto. El primer ejercicio era un Sábado y recuerdo que asumí el Miércoles que yo no iba a poder estar allí. Después de esto solo quería que pasara el día. Por aquel entonces yo andaba con fiebre, traqueobronquitis provocada por una neutropenia de caballo, y unas toses horribles. De hecho aunque no me sentía con fuerza siquiera para aguantar un examen de 4 horas y llevaba tres semanas sin estudiar, me reía pensando que de ir, toda mi clase nada más oírme toser se iría espantada del aula.
Evidentemente no fui. Y llegó el Sábado. Por circunstancias, sigo vinculada a esta convocatoria. Tenemos una especie de relación amor-odio a partes casi iguales.
Cada hora de aquel día fui diciendo a mi madre lo que en ese momento estarían haciendo mis compañeros: que si ya los estarían llamando, que si ya habrían visto las preguntas del examen, que si ya llevarían la mitad del mismo hecho, y un agónico etc.
Lloré. Y mucho aquel día especialmente.
También tengo un recuerdo agrio del día que salían las notas del primero. Por una parte, conectada a mis amigas que las esperaban ansiosas, y por otra, el interrogante siempre latente de si habría estado en aquella lista de aprobados. 

Y una vez que pasa este primer mes y se acerca el segundo ejercicio, vuelve la pena del "tú habrías estado allí". Pero precisamente fue ese día cuando yo ví el examen y entonces pensé que este ejercicio no estaba tan segura de haberlo aprobado, que ya bastaba de lamentos. Que lo que no había podido ser, nunca iba a ser ya. Que había que mirar al frente y aceptar la situación y la realidad.

Y entonces pasé página de la convocatoria de Inspección de Hacienda 2015. Con dolor (porque eso no se va tan fácil) la mande a tomar viento fresco. A ella y a todos mis apuntes.







11 comentarios:

  1. Qué duro leerte, porque aunque no soy opositora (por falta de huevos, seguramente) mucha gente de mi entorno lo es... qué fuerte eres de contarlo.
    Espero y deseo que estés mejor de salud. Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Es durete, y más porque llevo ya 5 meses así, entrando y saliendo del hospital. Pero al final, cuando pasan estas cosas comprendes que la vida es algo más que un examen, un trabajo, o cualquier otra cosa superflua.
    Que lo que valen son los momentos y las personas con quién los compartes. Las que no dejan de darte ánimo, los que te acompañan físicamente, ..., a todos les debo sin duda la ilusión de querer estar bien pronto, porque aún cuando me vengo abajo, siguen estando ahí y más fuertes aún.
    Y oye Ali, que nunca es tarde para opositar! Si te animas ya sabes 😊

    ResponderEliminar
  3. Es la primera vez que entro en tu blog y, en primer lugar, debo confesarte que me ha producido gran envidia la vista que tienes desde tu mesa de estudio. La mía no es mala (tengo una ventana muy amplia y mucha luz), pero enfrente tengo un edificio y mis vecinos espía asomados.

    Respecto a tu entrada, me compadezco de tu desgracia de ponerte enferma justo antes del examen y espero que estés mejor. Yo muchas veces he pensado qué haría si algo me impidiera continuar o me obligara a dejarlo durante un tiempo. La verdad es que mientras oposito no estoy pasando precisamente "los mejores años de mi vida" y deseo que acaben lo antes posible para pasar a la siguiente página. Espero que te mejores y puedas pronto pasarla tú también.

    Un saludo y te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias =)
      Bueno, hay cosas que es mejor no pensar y si se tiene la "suerte" que sucedan, pues sabes salir fortalecido de ello ;)

      Las vistas fueron prestadas únicamente para las fotos. La verdad que fueron hechas en un sitio que le tengo muchísimo cariño, y como ves, mucha naturaleza.

      Seguro que antes de lo que crees pasas esta etapa opositoril y el día que te veas con la plaza ni te acuerdas casi de este tiempo. Mucho ánimo :)

      Eliminar
  4. Preciosa, la salud es lo primero. Te mando toda la fuerza y una abrazo lleno de cariño, OV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto. ¡Volveremos!
      Mil gracias linda

      Eliminar
  5. Pero que te ha pasadoo?? Esto es algo mas que un costipado!!! Que es exactamente tanto tiempo??? Eres muy fuerte. Yo tambien tuve un periodo de transicion con la muerte de un familiar muy cercano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho.
      Al final hay que salir fortalecido de estas situaciones porque no queda más remedio.

      Espero volver pronto a la carga al 100%

      ¡Gracias!

      Eliminar
  6. Hola! Soy una de las que pasaba por aquí cada cierto tiempo para ver si dabas señales de vida. La verdad es que lo que menos se me pasaba por la cabeza es esta historia que nos cuentas (que ojalá fuera solo una historia, la verdad).

    Que hayas podido contarlo seguramente significa que estás por el camino de superarlo, y ya no me refiero a físicamente (que esto ya se sabe que a la enfermedad no le pidas prisas porque lleva su ritmo propio) sino mentalmente (que para mi casi es más importante, porque lo uno lleva a lo otro, o al menos lo facilita).

    Me ha alegrado saber de ti mucho. Ojalá pronto vuelvas al 100%. Un achuchón de una que te aprecia por el buen rollo que transmites!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay gracias por esas palabras =)

      Espero pronto volver. Tienes toda la razón, el hecho de no poderte presentar te deja tocado. Sobretodo como dije al principio, hasta que lo asumes.

      Pero bueno, poco a poco se aprende y oye el día menos pensado estoy estudiando de nuevo 8-9 hras ;) De momento voy a disfrutar después de un tiempo de familia, playa... :)

      Eliminar
  7. Hola! empecé a visitar tu blog durante el periodo de parón y me ha encantado. Siento que no pudieses presentarte al examen, pero me alegro mucho de que lo hayas superado y espero que superes también pronto ese temilla de salud. Te mando mucha fuerza y ánimo. Seguiré por aquí esperando tu vuelta. Saludos

    ResponderEliminar